miércoles, 9 de enero de 2019

El fin de las cucarachas

El fin de las cucarachas

Como preparación a mis estudios de veterinario, de bien jovencito practiqué 6 ó 7 veranos la ciencia de la entomología. Aún conservo en la casa del pueblo la caja con las mejores piezas. Clavados con sus agujas entomólogicas deben haber una decena de ejemplares de mantis religiosas de diferentes tamaños y colores pero todas en su posición de rezo; de escarabajos con cuernos de rinoceronte y con cuernos de ciervo; abejas y avispas; y varias libélulas con sus alas extendidas para contemplar su belleza. Tiempo después cuestiono esta práctica que “por el bien de la ciencia” supuso la muerte de 100 ó 200 individuos, pero reconozco que la disfruté mucho, saliendo todas las tardes cargado de artilugios para la observación y captura de insectos, de los cuales llevaba un registro y unas fichas descriptivas bastante trabajadas. La afición me llevó a visitar con cierta asiduidad la famosa tienda El Taxidermista en la Plaza Real de Barcelona, donde se podía encontrar todo el material necesario así como algunas muestras de insectos grandes y exóticos de otros países. Les tome cariño a los invertebrados, incluso a las cucarachas.leer mas aqui.

No hay comentarios:

Publicar un comentario