viernes, 3 de febrero de 2017

Juicio Internacional a Monsanto Damián Verzeñassi

La falta de respuestas a los denunciados efectos del glifosato generaron una salida alternativa: el Tribunal Internacional Monsanto. Una iniciativa de la sociedad civil a fin de responsabilizar a la multinacional, fusionada hoy con Bayer, por crímenes contra la humanidad y ecocidios, que se hizo entre el 14 y 16 de octubre de 2016. Las resoluciones que se tomen quedarán más en lo simbólico que en una condena judicial. Pero hasta ahora, este parece ser el primer y necesario paso.

El médico socioambiental, subsecretario Académico de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario, además de miembro de la Asociación de Médicos Fumigados, Damián Verzeñassi, fue uno de los dos argentinos que expuso ante el Tribunal Internacional Monsanto para plantear la situación que se vive en el país ante el modelo productivo que impone la utilización del glifosato, un “evento transgénico dependiente de veneno”.

Abortos, malformaciones congénitas y cáncer son algunas de las consecuencias que Verzeñassi describió ante los expertos.
Ello en el marco de los estudios que se hicieron desde la Facultad de Medicina de la Universidad de Rosario con campamentos sanitarios, que se dispusieron en ciudades argentinas ubicadas en el sector rural y con menos de diez mil habitantes.
Desde 2010 se hicieron los estudios en 27 localidades de cuatro provincias distintas. El total de la población en esas localidades es de 151.799 personas. Las que accedieron a responder una encuesta a fin de que los integrantes de los campamentos construyan el llamado perfil epidemiológico fueron 96.874, o sea, más del 60% de la población.

Lo oficial no es lo verdadero
Entre las conclusiones que se pudieron extraer de las encuestas se pudo ver que los problemas de Salud no siempre coincidían con los informados por las estadísticas oficiales. Mientras que la segunda enfermedad más crónica en estas zonas es el hipertiroidismo, las estadísticas oficiales sostienen que en ese lugar se ubica la diabetes.
También aparecen los problemas respiratorios alergias, piel neurológicos y como principal problema para las poblaciones, el tan temido cáncer. De hecho, en su exposición, Verzeñassi aseguró que esta es la primera causa de muerte de 25 de 27 localidades estudiadas.
Algo que saltó en la búsqueda de coincidencias fue que no siempre existieron esas enfermedades en estas zonas. En la reconstrucción histórica se dieron con que su aparición coincidía con la instalación en los territorios de un modelo tecnológico de producción agroindustrial de eventos transgénicos dependientes de venenos. Y es que es el año 1996 el llamado “año bisagra”, cuando aparecen los problemas de Salud que luego se reiterarán.
Consecuencias en números
Respecto de los abortos espontáneos se indicó que en algunas localidades entre 1995 y 1999 cada 100 embarazadas hubo 5.8 abortos espontáneos. En esa misma localidad enre 2010 y 2014 hubo 11.5 abortos cada 100 embarazadas.

Sostuvo que en otras localidades estudiadas que tenían entre 1995 y 1996 seis abortos espontáneos cada cien embarazos, entre 2010 y 2014 este subió a 22.5 abortos espontáneos.
Los datos de las malformaciones congénitas no son mejores. Desde 2000 a 2004 cada mil niños nacidos vivos en esas localidades, 8.8 nacían con malformación congénita. Pero ya entre 2010 y 2014, era 17.9 la tasa de los nacidos vivos con estas malformaciones. Una de las causas señaladas como responsable de esta malformación es la falta de equilibrio en el ácido retinoico, lo cual había sido denunciado por los trabajos científicos del investigador del CONICET, Andrés Carrasco, ya fallecido tras una larga persecución a su persona por las reiteradas denuncias por el uso del glifosato.

Este ácido, es alterado en su proceso de regulación ante la presencia de glifosato aun en dosis hasta dos millones mas baja de las que se utilizan en el modelo de producción agroindustrial. “Las malformaciones que Carrasco vio en su laboratorio son las que nosotros vemos en niñas y niños que nacen en localidades encerradas en este modelo de producción”, dijo Verzeñassi.

Por último, el cáncer. Al respecto, indicó que no cualquier tipo de aflicción es la que se desarrolla, sino que suelen crecer los problemas renales y las leucemias. En este punto sostuvo que existen trabajos científicos que asocian la exposición de los a las sustancias químicas para eventos transgénicos con alteraciones en capacidad de organismo de limpiar los errores genéticos. Y que puede ser allí que se genere el origen de estas enfermedades.
Cuando las víctimas deben demostrar que lo son
“Este tribunal es histórico porque permite dar una voz internacional a la voz de las víctimas que tenemos que demostrar que somos víctimas”

No hay comentarios:

Publicar un comentario