viernes, 19 de febrero de 2016

No puede guardarla ni volver a sembrarla si no paga los derechos.

Cuando los agricultores compran una variedad de semilla patentada, firman un acuerdo donde se les obliga a cultivar únicamente la semilla certificada, que tiene propiedad intelectual. No puede guardarla ni volver a sembrarla si no paga los derechos. 
Los agricultores y campesinos, ya no podrán compartir, guardar, regalar o intercambiar sus semillas, como lo hacen desde hace más de 10.000 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario